Publicación no consentida de imágenes íntimas de menores califica como pornografía infantil

Este fallo de noviembre de 2017 se origina en un caso de publicación no consentida de imágenes íntimas y el tribunal lo califica como pornografía infantil según art. 128 del Código Penal, reformado por la ley de delitos informáticos n. 26.388.

Expte. 21053/2016/CA1 – “K., K. A. s/procesamiento” – CNCRIM Y CORREC – SALA VI – 21/11/2017

Buenos Aires, 21 de noviembre de 2017.

Intervenimos en virtud de la apelación interpuesta por la defensa de K. A. K. … contra … el auto … que lo procesó en orden al delito previsto por el artículo 128 primer párrafo del Código Penal…
II. L. E. R. K., madre de S. M. P., de 14 años de edad, el 29 de marzo de 2016 fue informada por la licenciada N. S. y por M. L. R. T., rectora y psicopedagoga del Instituto M. A., que circulaba en las redes sociales un video de su hija manteniendo relaciones sexuales con un mayor…

S. indicó en la entrevista del artículo 250 del Código Procesal Penal de la Nación que el 20 de diciembre de 2015 fue con J. S. a la casa de K. K. donde se negó a tener sexo entre los tres, pero mientras lo estaba haciendo con K., J. gritó “ahora entro… los voy a filmar” e ingresó “directamente grabando con el celular…”.

Aseguró que actuaron en connvivencia ya que se negaron a cesar con la toma de imágenes; de hecho K. la tomó fuerte de la cintura y le dijo que continuara y si bien luego, ante su petición supuestamente lo borraron en su presencia, es evidente que no fue así ya que a los cinco meses fueron vistas en las redes sociales por sus compañeros y familia… Aclaró que estaba al tanto de la edad de los imputados y consintió el acto sexual, pero no su filmación, publicación ni divulgación… No pudo precisar quien lo subió a la página, aunque “mandar lo mandaron ellos porque fue desde su celular”.

En cuanto a su relato los profesionales del Cuerpo Médico Forense concluyeron que fue claro, preciso y sin contradicciones. No presentaba en su procesamiento psíquico propensión a la sobrecarga imaginaria, ni tendencia a la fabulación y su clínica pericial ofrece validez y credibilidad. Agregaron que lo ocurrido le ocasionó rechazo, bronca y angustia por ser filmada y las consecuencias y repercusión que tuvo a nivel familiar y entre sus pares. Lo expuesto desvirtúa el descargo de K. que desligó su responsabilidad en su consorte de causa no habido, colocándose también como víctima de lo ocurrido.

Ello se contrapone no sólo con el relato de la damnificada, sino también con imágenes del CD reservado que dan cuenta que lejos de intentar que su amigo cesara en su accionar lo fomentaba mirando a la cámara, a la vez que tomaba a la niña de la cintura riéndose y dijo a su consorte que siga y a ella que se quede tranquila que lo borrarían, lo que evidentemente no hicieron y fue observado por un número indeterminado de personas, con el consecuente perjuicio que trajo a la víctima una vez que se subió a las denominadas redes sociales.

Completa el cuadro incriminatorio las constancias de fs. 67/68 ya que si bien en la plataforma de Twiter del usuario “X” no se pudo obtener el video, este si fue observado por varios sujetos previo a su borrado, ya que aún se ven los comentarios entre los que se hace mención a X.

Los elementos reunidos sustentan la decisión examinada no logrando los argumentos de la esmerada asistencia técnica conmover el temperamento adoptado y, por el contrario, resulten suficientes, al menos en esta etapa, para acreditar la materialidad del suceso y la responsabilidad de K. K.

Ello por cuanto, la secuencia surgida del material fílmico obtenido muestra una clara connivencia entre ambos hombres para obtenerlo. No cabe duda que luego su deseo era el de subirlo a uno de los portales en que habitualmente lo hacen grupos que, tal vez sin conciencia del perjuicio que causan, no sólo las exhiben sino que luego permiten que continúe su divulgación incluso fuera del país, como ocurrió en el caso conforme las constancias de fs. … donde se pueden ver ostentadas en servidores de California (Estados Unidos) y Munsbach- Luxembourgo. Lo expuesto descarta lo alegado por la defensa en cuanto a la falta de dolo en el actuar de K., ya que supo de las imágenes, participó de ellas aún con humor y, estamos persuadidos que también colaboró, convalidó o directamente divulgó material de una menor desplegando actividades sexuales explícitas.
Sin perjuicio de ello, a través de la división técnica pertinente sería conveniente realizar las diligencias necesarias para obtener los datos del usuario que las publicara en la red social “Twitter”…, como así también toda otra medida que permita saber, a ciencia cierta, el método que se empleó para su divulgación….. En consecuencia, sin perjuicio de la calificación legal que en definitiva corresponda adoptar (artículo 401 del Código Procesal Penal la Nación), el Tribunal RESUELVE: CONFIRMAR los puntos I y III del auto de fs. 145/152vta. en todo cuanto fuera materia de recurso.

Julio Marcelo Lucini – Mariano González Palazzo. Jueces de Cámara.