Registro Nacional de las Personas con Derecho a Admisión en espectáculos deportivos. Límites que impone la ley 25326

por Paula Vargas Hoy se publicó en el BO la Resolución 33/2016 del Ministerio de Seguridad de la Nación que crea el Registro Nacional de las Personas con Derecho a Admisión en espectáculos deportivos y resulta importante analizar como se implementará…
Leer más

por Paula Vargas

Hoy se publicó en el BO la Resolución 33/2016 del Ministerio de Seguridad de la Nación que crea el Registro Nacional de las Personas con Derecho a Admisión en espectáculos deportivos y resulta importante analizar como se implementará esta norma, según lo dispuesto por la ley 25.326

En principio, el Estado no requiere consentimiento de los titulares de datos personales para recolectarlos, ya que se encuentra dentro de lo previsto en el artículo 2.b. y además la Resolución informa debidamente que los datos serán recolectados y tratados a los fines de garantizar la seguridad pública en los espectáculos deportivos.

La exposición de motivos de la Resolución indica que “Que los datos recabados deben respetar los parámetros establecidos en la Ley de Protección de Datos Personales N° 25.326 y su reglamentación.” y el artículo 5 ordena la inscripción del Registro ante la DNPDP.

La Resolución dispone que Registro deberá contener una mención de los motivos por los que los clubes hayan ejercido su derecho a negar la admisión, de conformidad con el artículo 4 de la ley 23.670 . Por su parte, el artículo 11 de dicha ley enumera las causales por las que puede negarse la admisión y permanencia, que son objetivas y enumeradas taxativamente.

Ahora bien, el registro de las causales de rechazo de la admisión y permanencia requiere un análisis jurídico diferente al del mero ejercicio de dicho derecho, ya que ese dato al estar asociado a una persona identificada es un dato personal. Es decir, una cosa es el acto de ejercer el derecho de admisión en virtud del articulo 11 de la ley 23.670 y otra cosa es que de dicho acto queden registros, más aún cuando el registro pueda revelar datos sensibles, como el consumo de estupefacientes o alcohol.

Nótese que la recolección de datos sensibles estaría permitida en este contexto porque se estaría cumpliendo con un fin de interés general establecido por ley, como es la seguridad pública (artículo 7, inc.3 de la ley 25.326). No obstante, el inciso 4 del artículo recién mencionado prohibe el almacenamiento de archivos que recolecten datos personales sensibles.

Es decir, en los casos en que la causal de rechazo de la admisión fuera la del artículo 11.b de la ley 23.670, el club estará formando una base de datos que contendrá datos sensibles y deberá adoptar los recaudos se seguridad (siempre y cuando se considere válido dicho archivo, ya que es dudoso que el rechazo de admisión o permanencia por dicha causal pueda ser efectivamente objeto de un archivo).

Asimismo, debe tenerse en cuenta que la recolección de datos personales no la está realizando el Estado directamente sino que el Registro se alimenta de datos que recolectarán y almacenarán los clubes. Es decir, son los clubes quienes primero deberán formar un archivo con dichos datos y serán,ergo, responsables de dicho archivo. El club podría encuadrarse dentro de la obligación legal del artículo 5 inc. b, para omitir el requisito del consentimiento (aunque la fuente de esta obligación es una Resolución, no una ley). De la validez de esta interpretación depende también la validez de la cesión de los datos que realizaría el club al Registro, de conformidad con el artículo 11.3.b de la ley 25.326.